Apio: Beneficios para la salud, nutrición, dieta y riesgos

El apio es parte de la familia de las Apiáceas, que incluye zanahorias, chirivías, perejil y apio. Sus tallos crujientes hacen de la verdura un popular tentempié bajo en calorías, y puede proporcionar una serie de beneficios para la salud.

La fibra del apio puede beneficiar a los sistemas digestivo y cardiovascular. El apio también contiene antioxidantes que pueden desempeñar un papel en la prevención de enfermedades.

Este artículo analiza los posibles beneficios del apio para la salud, así como el contenido nutricional de la verdura y algunas formas de prepararlo.

Beneficios para la salud del apio

La apigenina del apio puede ayudar a reducir la inflamación.

Los nutrientes de la planta de apio y sus semillas pueden proporcionar una serie de beneficios para la salud.

Sin embargo, vale la pena recordar que estos nutrientes se encuentran en cantidades relativamente pequeñas en el apio. Comer apio solo no es probable que prevenga o cure ninguna enfermedad.

Prevención de la inflamación y el cáncer

El apio contiene un compuesto vegetal llamado apigenina, que desempeña un papel en la medicina tradicional china como agente antiinflamatorio, antibacteriano, antiviral y antioxidante.

También puede tener propiedades que ayudan a combatir el cáncer.

Según los autores de un estudio de 2016, las pruebas de laboratorio han demostrado que la apigenina puede contribuir a la apoptosis, un tipo de muerte celular programada, lo que podría hacerla útil como tratamiento contra el cáncer.

En 2015, los investigadores de un estudio en ratones concluyeron que la apigenina y las dietas ricas en apigenina redujeron la expresión de ciertas proteínas inflamatorias. De esta manera, estas sustancias pueden reducir la inflamación y restaurar el equilibrio del sistema inmunológico.

El apio contiene un flavonoide llamado luteolina. Los autores de un artículo publicado en 2009 sugirieron que la luteolina puede tener propiedades anticancerígenas – puede ayudar a prevenir la propagación de las células cancerígenas e inducir la muerte celular. Propusieron que la luteolina puede hacer que las células cancerosas sean más susceptibles al ataque de los químicos en los tratamientos.

La presión sanguínea

Algunos practicantes de la medicina china utilizan el apio y sus extractos para reducir la presión arterial.

Un estudio examinó el efecto de los extractos de semillas de apio en la presión arterial de ratas que tenían una presión arterial normal o una hipertensión inducida artificialmente.

Los autores llegaron a la conclusión de que los extractos reducían la presión sanguínea y aumentaban el ritmo cardíaco en las ratas con presión sanguínea alta, pero no en las que tenían una presión sanguínea normal. Sin embargo, no hay pruebas sólidas de que las semillas de apio ayuden a reducir la presión arterial en los seres humanos.

El apio también es una buena fuente de fibra, y los resultados de un estudio de Cochrane 2016 sugirieron que las personas con un alto consumo de fibra pueden tener una presión arterial más baja que las que siguen una dieta baja en fibra.

Los autores pidieron más investigación para confirmar sus hallazgos e identificar los impactos precisos de los diferentes tipos de fibra.

Hiperlipidemia

La hiperlipidemia se refiere a un aumento de las moléculas de grasa en la sangre. A menudo no hay síntomas, pero aumenta el riesgo a largo plazo de enfermedades cardíacas y derrames cerebrales.

Un estudio realizado en 2014 en roedores descubrió que el extracto de apio reducía los niveles de lipoproteína de baja densidad (LDL), o colesterol «malo», en ratas que consumían una dieta alta en grasas.

Mientras tanto, la revisión Cochrane 2016 observó que las personas que siguen una dieta alta en fibra parecen tener niveles más bajos de colesterol total y LDL que aquellos que consumen menos fibra.

 

Neurogénesis

La apigenina también puede estimular la neurogénesis, el crecimiento y el desarrollo de las células nerviosas.

En un estudio realizado en 2009, los investigadores administraron apigenina a ratas y descubrieron que estimulaba la generación de células nerviosas y mejoraba la capacidad de aprender y recordar.

Sin embargo, para confirmar estos efectos en los seres humanos, será necesario seguir investigando.

Otros beneficios

Algunos investigadores han sugerido que los extractos de apio también pueden ayudar a prevenir:

  • la enfermedad hepática y la ictericia
  • obstrucción del tracto urinario
  • gota
  • trastornos reumáticos

Además, la gente usa semillas de apio para tratar:

  • bronquitis
  • asma
  • la psoriasis y otros trastornos de la piel
  • vómitos
  • fiebre

Sin embargo, para confirmar estos beneficios potenciales del apio y las semillas de apio será necesario seguir investigando.

Contenido nutricional

El apio se compone principalmente de agua, pero también proporciona fibra dietética. Un tallo de apio de 4 pulgadas, que pesa alrededor de 4 gramos (g), proporciona alrededor de 0,1 g de fibra.

Además de la apigenina y la luteolina, el apio contiene otros compuestos de plantas que tienen poderosas propiedades antioxidantes.

Estos incluyen:

  • selineno
  • limoneno
  • kaempferol
  • ácido p-cumárico

Los antioxidantes de varios tipos ayudan a prevenir el daño celular causado por las moléculas inestables conocidas como radicales libres. El cuerpo produce estas sustancias como un subproducto de los procesos naturales, pero si se acumulan en exceso, pueden ser perjudiciales.

Los antioxidantes ayudan a neutralizar los radicales libres y a evitar que causen daños que, de otro modo, podrían provocar el desarrollo de enfermedades.

Una rama de apio también proporciona pequeñas cantidades de vitamina K, folato, vitamina A, potasio y vitamina C.

Cómo incluirlo en la dieta

La gente puede comer apio crudo o cocido.

Las verduras crudas suelen contener más nutrientes que las cocidas. Cocinar al vapor el apio durante 10 minutos puede no afectar significativamente el contenido de antioxidantes, pero hervir el apio puede hacerlo, según un estudio.

El apio combina bien con:

  • queso
  • con humus
  • mantequilla de maní
  • con el pepino, manzana, espinaca y limón se puede producir un sabroso y saludable batido.

También puedes añadir apio o semillas de apio:

  • ensaladas
  • sopas
  • risottos

 

Riesgos y precauciones

Los autores de un estudio publicado en 2017 señalan que el apio puede desencadenar una reacción alérgica grave en algunas personas.

Los síntomas pueden incluir:

  • urticaria
  • hinchazón
  • dificultad para respirar

Si alguien tiene problemas para respirar después de comer apio, necesita atención médica de emergencia. Algunas personas experimentan una reacción llamada anafilaxia, que puede ser fatal.

Cualquier persona que sea alérgica al apio debe revisar cuidadosamente las etiquetas de los alimentos, ya que incluso pequeños rastros pueden causar una reacción.

Además, las mujeres embarazadas deben evitar los suplementos de semillas de apio, ya que pueden causar una estimulación uterina.

Otro riesgo es el de los pesticidas. El apio ocupa el número 11 en la lista de EWG de 2019 de los 15 tipos de productos con mayor probabilidad de contener plaguicidas. Lave bien el apio para eliminar cualquier rastro de contaminación.

Riesgos de suplementos de semillas de apio

Como muchos otros suplementos herbales, la semilla de apio debe tomarse con precaución. A diferencia de las cantidades que la gente usa para cocinar y hornear, los suplementos de semillas de apio contienen dosis muy altas de la semilla o del extracto de la semilla.

Estos suplementos concentrados pueden ofrecer algunos beneficios para la salud; sin embargo, pueden causar efectos secundarios graves e interactuar con medicamentos comunes y otros suplementos herbales.

Algunas investigaciones en animales sugieren que el extracto de semillas de apio puede tener efectos antioxidantes, antihipertensivos y promotores de la salud cardíaca. Sin embargo, faltan investigaciones en seres humanos que apoyen estos posibles beneficios.

Aunque algunas pruebas demuestran que la semilla de apio puede ofrecer algunos beneficios, es importante señalar que estos suplementos no son seguros para todos. Por ejemplo, las mujeres embarazadas deben evitar los suplementos de semillas de apio, ya que pueden provocar una estimulación uterina y aumentar el riesgo de hemorragias. También pueden causar problemas de salud en aquellas personas con inflamación o enfermedad renal.

Además, los suplementos de semillas de apio pueden interactuar con medicamentos comunes, como los que se utilizan para tratar la diabetes, las afecciones de la tiroides y la presión arterial alta.

En general, se desconoce la seguridad de las altas dosis de suplementos de semillas de apio a largo plazo, ya que faltan investigaciones en esta área. Aunque los suplementos de semillas de apio a menudo se promocionan como un poderoso curandero, siempre es mejor consultar a su proveedor de atención médica para garantizar la seguridad y la dosis adecuada, especialmente si usted tiene una condición de salud o está tomando medicamentos actualmente.

Conclusión

El apio puede ser un complemento crujiente y sabroso para muchos platos, y sus semillas y extractos pueden ofrecer una serie de beneficios para la salud. También puede ser un práctico tentempié bajo en calorías.

Cabe señalar que la medicina tradicional y la mayoría de las investigaciones se han centrado en los extractos de apio en lugar del consumo de palitos de apio.

Sin embargo, hay pruebas de que el consumo de una variedad de frutas y verduras frescas puede beneficiar la salud de una persona de muchas maneras.

El extracto de semilla de apio está disponible como suplemento, pero como con cualquier otro suplemento, es importante consultar con un médico para saber si su uso es seguro y aconsejable. Algunos suplementos pueden interactuar con los medicamentos o ser inadecuados para ciertas personas.

 

Previous

Los 10 mejores beneficios para la salud de las alcachofas, según los nutricionistas

6 beneficios para la salud de las batatas o boniatos

Next